Diagrama de magnetica - Nuevo proyecto GODO PR 2022

Soporte Técnico Online
Vaya al Contenido
Las Cerraduras Electromagnéticas
  • Control de Accesos
  • Cerraduras Electromagnéticas:
  • Que son, Cómo se emplean y Cómo se Instalan.
¿Que son las cerraduras electromagnéticas?

Empezemos por los sencillo, una cerradura es un dispositivo de cierre que posee un mecanismo que desliza varios pestillos hacia unos o varios cerraderos colocados en el marco dentro de los que se insertan, bloqueando la puerta. Lo que parece una definición aparentemente obvia, pero no lo es tanto cuando consideramos que no todas las puertas están hechas para quedar cerradas o bloqueadas, y por ello no todos los mecanismos son de cierre y bloqueo. Es fácil examinas las puertas en su propia casa (terrazas, patios, etc..) y comprobar las diferencias de accesos, la diferencia se ve rápidamente.
Si ya tengo una idea del tipo de acceso que tengo y de cuánto o cómo quiero limitar el acceso de la personas a ese espacio (Control de Acceso) empiezo a tener datos para elegir un tipo u otro depuerta o cerradura.

La distinción entre los diferentes tipos de cerraduras empieza por el tipo de mecanismo que emplea para cerrar pestillos y bloquear la puerta, distinguimos:
  • Cerraduras mecánicas
  • Cerraduras eléctricas
  • Cerraduras electrónicas
  • Cerraduras con mando a distancia
Diferentes puertas tienen diferentes usos, y por tanto necesitarán diferentes sistemas. Transformar un acceso en “seguro” no implica bloquearlas y blindarlas todas de la misma manera (eso genera inconvenientes, falta de sentido práctico en algunos accesos, molestias, problemas de mantenimiento, etc..), sino que se debe usar el sistema adecuado para cada una. Analize primero lo que realmente necesite.
Las cerraduras electromagnética son adecuadas para espacios donde puede circular mucha gente, pero al mismo tiempo no pueden quedar libremente abiertos pero pueden necesitar de desbloqueo o apertura a distancia. Un ejemplo son las salidas de emergencia o las puertas antipánico.

¿Cómo son las Cerraduras Electromagnéticas?
Frente a otros modelos, éstas se diferencian en que están formadas por dos partes o elementos:
  • Un cuerpo que contiene un electroimán (Bobina Magnética) de relativa potencia por la cual circulará una corriente eléctrica, y que irá fijado en el marco de la puerta.
  • Una placa metálica alargada de contacto instalada sobre la puerta objeto de control de acceso (llamada pieza polar o pieza móvil).

¿Cómo Funcionan?
Los dos componentes están en contacto unos sobre el otro cuando la puerta esta cerrada. Cuando se activa el flujo de corriente eléctrica, el cuerpo que contiene el electroimán generará un campor magnético que atraerá con fuerza la placa metálica, creando una fuerza de presión que cierra y bloquea la puerta, así de sencillo.
¿De qué depende que el cierre sea eficaz? Como el área de superficie de la placa es relativamente grande la fuerza creada por el campo magnético es suficientemente fuerte para mantener la puerta cerrada incluso aun cuando estén sometidas a un fuerte stress mecánico.
La seguridad la proporciona el cuerpo del electroimán, al crear el campo magnético activado por una corriente eléctrica. Este está fabricado sobre un núcleo de un material conductor (hierro normalmente, aunque en algunas modelos mas avanzados se emplean aleaciones o materiales especiales de alta conductividad) sobre el que se enrolla un cable barnizado en cobre para generar una bobina. La bobina, cuando recibe impulsos de corriente eléctrica, se convierte en un imán de alta potencia capaz de atraer objeto metálicos (en este caso la placa situada sobre la puerta), pero  que también acaba perdiendo sus propiedades magnéticas en el momento que se corta la corriente, dejando de atraer la placa metálica.

El efecto magnético generado dentro del dispositivo electrónico es controlarlo por la existencia y paso de una corriente eléctrica, así que el estado de apertura de puertas (abierto o cerrado) puede hacerse tanto mediante la activación eléctrica del automatismo bien empleando un interruptor manualmente o bien mediante alarmas u otros sensores electrónicos o activadores automáticos.
¿Son dependientes de la Corriente Eléctrica para abrirse?
Si, pero en realidad, no. Los dispositivos pueden programarse con dos disposiciones cuya terminología a veces es un poco confusa, pero aclaremos:
Modo A Prueba de Fallos (Fail Safe), donde en caso de corte en la corriente eléctrica, la puerta quedará abierta.
Modo Seguro (Fail Secure), donde en caso de corte de corriente, la puerta queda bloqueada.
Como es natural, el modo a prueba de fallos que mantenga la puerta cerrada requiere de mantener una corriente eléctrica continuamente para mantenerse cerrada, por ello no suele emplearse casi nunca si tienes necesidad de mantener un grado de seguridad alto y por ello se emplea mayoritariamente en interiores (hay algunas ocasiones y algunos modelos en los que se emplean baterías de respaldo y sistemas de Unlimited Power Supply, pero no lo recomendamos porque complica innecesariamente la instalación, tampoco garatiza y cuando para esos casos hay soluciones mejores), es posible combinar en la puerta otros tipos adicionales de cerraduras en caso de que no vayan a ser utilizadas o simplemente para reforzar la seguridad cuando no se empleen o no hay tránsito de gente.
En cambio, su uso es especialmente recomendable para puertas y salidas de emergencia, puertas de secciones interiores y sistemas antiincendios, porque son cerraduras que carecen de partes móviles o mecánicas y son más fáciles de mantener y son menos susceptibles de fallos que otros tipos de cerraduras como los cerraderos eléctricos o mecánicos, y además, en caso de necesidad se pueden abrir todas de golpe desde una localización central (central de alarmas o central de seguridad).

Características y Propiedades
A la Hora de definirlas ya hemos mencionado unas cuantas, pero vamos a resumir:
  • Son útiles para montaje exterior o interior
  • Necesitan de un ajuste cuidadoso entre el electroimán y la placa
  • Permite conocer el estado de una puerta a distancia (si esta cerrada, abierta, etc..)
  • Fácil instalación y mantenimiento mínimo
  • Hay mucha variedad de modelos
  • Se pueden adaptar a casi cualquier tipo de puerta (madera, metal, vidrio, etc..)
  • Son fáciles de integrar en cualquier sistema de control de accesos.
  • Tiene buena resistencia a la intemperie
  • Son muy útiles y recomendable en situaciones de elevada cantidad de tránsito a través de la puerta.
  • Se les puede instalar otros complementos y jugar con sus características, como son mayor o menos fuerza de retención, alimentación, consumo eléctrico, dimensiones, peso, conectadas a temporizadores, sensores y dispositivos indicadores de estado.
Y por supuesto, las dos características mas importantes son:
  • No utilizan llaves
  • No tienen partes móviles
Lo que facilita el mantenimiento y baja el coste
Confío en que la información os sea de utilidad, próximas entradas daremos más detalles sobre su uso, instalación y características de los modelos.

Cerraduras Electromagnéticas II
Modelos e Instalación
Segunda parte de nuestra serie de artículos sobre las cerraduras magnéticas, hablemos de los diferentes moldelos y su instalación
La instalación no es compleja en sí, un conjunto de herramienta normales para manejar tuercas y tornillos y algunos conocimientos básicos de mecánica y electricidad y podrán instalarlas y reemplazarlas fácilmente. Pero cuidado si queremos integrarlas en sistemas de seguridad mas complejos, ello requiere de conocimientos de electrónica mas avanzados
Instalación de una Cerradura Electromagnética
Inicialmente conviene medir bien el área donde se piensa instalar y escoger el tamaño cuidadosamente en función de modelo de puerta elegido y la frecuencia del uso. La mayor parte de los problemas casi siempre viene por la falta de precisión a la hora de tomar medidas y escoger un modelo inadecuado.
Dado que las cerraduras electromagnéticas se abren por la corriente eléctrica y por tanto no interactúan con picaportes, manijas, ni palancas, se deberá instalar separadamente un botón o pulsador para activar o desactivar la corriente y su apertura o cierre. Pulsador y puerta deben estar conectar ambos entre sí y también a la corriente.
Cuando no existe instalación previa, hay que revisar el cableado y las tomas de corriente y considerar que habrá que extender cable desde la puerta y la cerradura hasta donde se desee situar el pulsador.
Importante: Estas instalaciones se realizan sobre la superficie de la puerta y por tanto la cerradura debe montarse en el “lado seguro” de la puerta, es decir, el que no va  a estar expuesto;  y por seguridad la cerradura, los cables y los hilos conductores deben ir por el interior del marco o por el interior del muro, nunca en el exterior, de manera no se pueda acceder a ellos.
Punto Crucial: El contacto entre placa y electroimán debe de ser completo y ambos piezas perfectamente alineadas entre sí.

Esto es lo que muchas veces determina el tipo de modelo a elegir, si el contacto no es completo, la eficacia de la cerradura electromagnética disminuye enormemente. Para facilitar el contacto hay varias modalidades de placa de contacto que resumimos un poco mas abajo y que nos cuenta las diferentes opciones en función del tamaño y espacio disponibles.
Variantes y Modelos
Como hemos mencionado, el sistema puede instalarse sobre diferentes tipos de puertas y con distintas abrazaderas.
Los principales modelos son:
Instalación Estandard.
La cerradura electromagnética queda instalada sobre el marco de la puerta, en la esquina opuesta a las bisagras es donde habitualmente se colocará el soporte plano normalmente en posición horizontal, las posiciónes verticales son para casos en los que el marco superior fuese más débil que el perfil vertical.
Abrazaderas en forma de U.
Especialmente recomendadas para sujetar la placa sobre puertas de vidrio que normalmente no tiene marco, asi que se encaja sobre la base del vidrio, sin llegar a sujetarse sobre éste (el vidrio en sí no es un buen soporte por razones obvias)
Abrazaderas en forma de Z
En estas el electroimán está sujeto sobre el marco superior de la puerta y la pared, haciendo el anclaje más sólido. Normalmente empleado en las puertas que se abren hacia dentro.
Abrazaderas en forma de L
Empleada cuando por la razón que sea el electroimán no puede ser colocado directamente sobre el marco.
Combinadas (L y Z)

El uso de unos u otras depende del tipo de material que constituye la puerta y del material de la misma, ya que no siempre se puede fijar la placa directamente sobre ella.
Instalación
Los pasos que vamos a seguir van a ser muy sencillos:
1 – Montar y fijar el cuerpo del electroimán al marco de la puerta. Normalmente traen una pletina metálica que va fijada con tornillos al marco.
Fijaremos la pletina al marco, y después, sobre esta pletina fijaremos el cuerpo del electroimán, el cual va unido típicamente por un juego de tornillos y tuercas.
La fijación debe de ser sólida, dado es que es el punto de anclaje de la cerradura y si este no es sólido, aunque la cerradura soporte mucha presión, el punto débil será el anclaje.
2 – La puerta. Sobre ella irá montada la placa metálica que sera atraída por el electroimán y permitirá su apertura y cierre. Esta pieza va a controlar la apertura y debe ir bien alineada con el electroimán y coincidir exactamente con él y debe lograrse una oscilación adecuada de la puerta en la apertura y el cierre para facilitar la alineación de ambas piezas.
Según el tipo de puerta y el modelo de cerradura, nos encontramos varios tipos de ajustes, por ejemplo, una puerta de madera permite fijar directamente la placa a la superficie de la puerta, pero en el caso de puertas de cristal esto no es posible, y hay modelos que lo que disponen es de una abrazadera que ajusta en la puerta. Un poco mas abajo hablaremos de ellos.
Usar en su montaje las piezas, tornillo y gomas proporcionados por el fabricante.
De nuevo es importante la toma de medidas, o podemos terminar abriendo agujeros inútiles en la puerta.
3 – Ajustar firmemente el conjunto
Nota Importante: No se debe ajustar la placa metálica al soporte muy fijamente, debe oscilar sobre la goma ligeramente para poder ajustarse a la puerta.

Como la cerradura magnética es adaptable tanto para puertas que giran hacia dentro como las que giran hacia afuera, la abrazaderas (en “L”, “LZ” y “U”) permiten orientar el cuerpo de la cerradura para poder adaptarse al movimiento de la puerta en ambas direcciones.
Se pueden usar placas extra de sujeción para poder proporcionar a la cerradura una mayor área plana cuando la cerradura es más grande que el espacio disponible para montarla debido a la geometría del marco de la puerta.
Cuando la puerta es de apertura hacia el interior, la cerradura es mejor instalarla en la esquina de apertura superior.
También hay opciones de modelos que se instalan verticalmente la zona de apertura y que recubren el largo completo del marco. En esta configuración es muy importante que se consiga un contacto pleno entre el electroimán y la placa.
Cuando la apertura sea hacia el exterior, es mas habitual instalar la cerradura en el lateral del cabecero de la puerta; en esta configuración se monta sobre una abrazadera en “Z”que orienta la placa para que ajuste con el electroimán.
Con esto pequeños consejos, esperamos haber facilitado su comprensión sobre su uso e instalación y configuraciones mas apropiadas.



Created with 2GOPR
Regreso al contenido